Paso 2: Transforma tu dieta

Ahora sabes que existe una manera de comer saludablemente y adelgazar sin pasar hambre, de forma que tú tengas el control sobre tu alimentación y no estés dependiendo de tener que comprar una pastilla, o una bebida, o cualquier otra cosa por el resto de tu vida, o de tener suficiente fuerza de voluntad para aguantar meses sin comer las comidas que te gustan.

Lo que viene ahora es implementar lo aprendido.

Para esto, es necesario saber cuáles alimentos nos hacen engordar, y cuáles nos ayudan a quemar grasas.

Esa información existe, sólo hay que encontrarla...

Uno de los mejores lugares posibles para ello, es el sistema "Cocina Metabólica", escrito por mi amiga Karine Losier.

precio

Karine, co-autora del libro es también conocida como la "Reina Fitness de la Cocina" y tiene una gran pasión por la comida, el fitness y las aventuras culinarias. A ella le emociona desafiar las técnicas comúnmente usadas por los chefs que buscan alternativas para comer sanamente. En pocas palabras, es una verdadera renegada del glamour en la cocina.

karine-img-half

Según Karine, la mejor dieta va a ser aquella que sí puedes seguir (por más de una semana...), una que incluya comida sabrosa, una con la que te sientas feliz, aquella que puedas mantener para toda la vida.

¡Y yo estoy totalmente de acuerdo!

Aquí hay algunos consejos que te ayudarán a diseñar la mejor dieta para ti:

1. Come únicamente la comida que te gusta.

Bueno, eso sería genial, pero a mí me gusta la pizza y las galletas, y la verdad es que no creo que esas comidas me ayuden a perder peso...

Cierto.

Pero si te pones a ver tampoco tiene sentido hacer una de esas dietas en las que te mueres de hambre y para colmo te obligas a comer cosas que detestas, sólo por el hecho de que "así lo dice la dieta".

La comida saludable no necesariamente tiene que saber a comida de conejo.

Almuerzo_Hamburguesa_Ligera

Ésta es una de mis comidas preferidas... ¿quién dijo McDonald's? 😉

¿Qué tal unos huevos revueltos preparados con un poco de mantequilla y dos de tus vegetales favoritos, con dos rebanadas tostadas de pan germinado? ¿tostadas francesas hechas con pan saludable y huevos? ¿o una hamburguesa jugosa de carne de res magra para la cena?

¿Qué tal hacer tu propia pizza usando ingredientes saludables?

Podría seguir con una lista larguísima de comidas riquísimas y súper saludables, que te ayudarán a quemar grasa. El punto es que no tienes que comer como conejo (ni como pajarito) o comer comida desabrida para estar saludable y perder peso.

Encuentra los alimentos saludables que te gusten y añade algo de creatividad 😉

2. No te juegues el "todo o nada".

Roma no se construyó en un día ¿cierto?

No te obligues a cambiar absolutamente todos tus hábitos de la noche a la mañana.

Ponte como meta establecer un solo hábito alimenticio saludable cada semana, o eliminar una comida "no-tan-saludable" cada semana. Verás que en cuestión de uno o dos meses ya tu vida habrá cambiado.

Y ni hablar de que te ayudará a eliminar cualquier estrés o ansiedad que puedas sufrir debido al temor de tener que cambiar todos tus hábitos de un día para el otro.

Comienza con lo que se te haga más fácil.

¿Qué tal proponerte tomar suficiente agua? Puedes reemplazar todas tus bebidas azucaradas por agua y enfocarte en hacer sólo eso la primera semana ¿No? ¿y si al menos disminuyes la cantidad de refrescos que te tomas y los reemplazas por agua?

Un pequeño paso cada semana hará que la transición sea sencilla y fácil.

3. No pases hambre.

Desayuno_completo_saludable

¿Toda esta comida sólo para el desayuno? ¡Me encanta esta dieta!

Otro error muy común es que la gente se muere de hambre cuando quieren perder peso rápido.

La verdad es que no es necesario pasar hambre para perder peso de manera eficiente.

De hecho, es más bien lo contrario.

Debes darle a tu cuerpo suficientes nutrientes (es decir, buenos nutrientes) para ver tus resultados de pérdida de peso.

Asegúrate de que alimentas tu cuerpo consistentemente a lo largo del día. El desayuno, la comida y la cena son importantes, pero también lo son las meriendas.

Puedes comer cosas como una fruta y una mezcla de nueces, almendras y otros frutos secos naturales (no tostados, ni salados), lo que evitará que te dé hambre durante el día y te ayudará a controlar cualquier antojo que pueda surgir.

Recuerda que la Mejor Dieta que puedes comenzar el día de hoy es un plan alimenticio que NO se parezca a las dietas que conoces.

Dile a la gente que hoy comiste tostadas francesas en el desayuno, pollo salteado en la comida y un bistec jugoso con patatas en la cena, y ellos se preguntarán cómo diantres estás perdiendo peso y te ves tan espectacular.

Y tú les dirás: "¡Fácil! dejé de hacer dieta y encontré la Mejor Dieta para mí."

Sim embargo, hay un pequeño pero importantísimo detalle que hay que tener en cuenta:

mejor-dieta

En el próximo paso, te voy a revelar la etapa más importante de todo este proceso: cómo personalizar tu dieta y saber realmente de qué manera hay que organizar las comidas para lograr el mayor efecto quemagrasa posible.

Click aquí para ver el Paso 3...